lunes, 24 de agosto de 2015

2364.- Pan casero, a nuestro gusto

Parece que llega de nuevo el frío y eso me anima a pensar en volver a encender el horno, que ha sido ignorado sistemáticamente debido a los calores del verano. Pero no sólo con bollos o pasteles, que está bien, sino con pan.

Hace años vivía en un barrio céntrico, con diversas panaderías, tahonas, mercados... había variedad de pan para dar y tomar. Actualmente noto la diferencia, en uno de esos barrios nuevos, casi sin locales comerciales en los que lo único que florece son bares y tiendas de chinos. El único pan al alcance es malo, congelado precocinado y vuelto a cocer por el supermercado, el cual a las pocas horas está duro como una piedra, o bien por los chinos, aire y agua, al día siguiente tampoco vale para nada.  Estoy harta y no pienso seguir soportándolo.

Para hacer nuestro propio pan debemos tener en cuenta que la harina que se usa es la harina de fuerza, caracterizada por tener mayor contenido en gluten que otras harinas y de ese modo al fermentar se crean enlaces más fuertes, sube más, el resultado es más esponjoso y de miga más tierna.

Por otro lado la levadura a utilizar será de panadería, ya sea levadura fresca o prensada, que encontraremos entre los refrigerados y deberemos consumir en pocas semanas, o bien levadura seca o granulada, que podemos conservar durante mucho más tiempo y necesitaremos menor cantidad a la hora de utilizarla.

Al hacer nuestro propio pan podremos también recurrir a diferentes tipos de harinas (trigo, centeno, integral, sin gluten...) así como añadir semillas y otros ingredientes según nuestra preferencia.


Pan blanco en panificadora (vía Arantxa entre ollas y sartenes)


Pan casero fácil y rápido (vía La cocina de mi abuela P)


Pan integral (vía Suite 101)


Pan con masa madre (vía Invitado Invierno)


Un detalle que no tienen en cuenta muchas recetas es cuál es la textura que debe tener nuestra masa para que finalmente tengamos un pan esponjoso. Para eso nada mejor que un vídeo de un auténtico panadero, que nos enseña cómo hacer el pan en un horno casero como el que podemos tener cualquiera de nosotros. El libro de Iban Yarza lo tengo y es realmente sugerente en sus páginas e imágenes. Por cierto, tiene una de las mejores recetas de masa de pizza que he probado en la vida (además para vagos, sin amasar)



Vídeo de pan casero de Iban Yarza


Pan de molde con semillas (vía Kristin Ehrenborg)


Baguette casera (vía Ecoagricultor)


El pan sin gluten es una historia aparte. En el mercado hay premezclas panificables para gente con esas necesidades, así como numerosas recetas con harinas de diversa índole en proporciones variables, que podréis encontrar en páginas especializadas como la de la siguiente receta. 


Pan sin gluten casero (vía Sin gluten es más rico)



Lo mejor del pan casero es que nos dura más que cualquier pan industrial que encontremos por el barrio, aparte de la satisfacción de comer algo hecho con nuestras propias manos.


¡Espero que os gusten las ideas de hoy!


2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, excelentes sugerencias, saluditos

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, es importante para nosotros.

Si quieres compartir:

google analytics