lunes, 1 de diciembre de 2014

2243.- ¡A por los pavos!

El pavo, ese bicho emplumado de origen americano que llegó a Europa desde México, donde lo llamaban guajalote. Al principio se tomaba en ocasiones especiales, como banquetes reales, en las que, por ser más tierno, sustituyó al pavo real que ya se consumía en Europa, así como en la cena de Navidad.

En España fueron los jesuítas los que lograron domesticarlo y criarlo en granjas. Hoy en día lo podemos disfrutar todo el año, siendo una de las proteínas ideales para las dietas por ser bajo en grasas y contenido calórico.

El jueves pasado fue el "día del pavo" en Norteamérica. Acción de gracias tiene su origen en las fiestas de fin de la cosecha. Éstas fueron celebradas los colonos al llegar a Estados Unidos y Canadá, momento en que tuvieron que recurrir también a las delicias locales: los pavos.

Y así, para cubrir el inicio de la navidad más comercial que tiene lugar en Acción de Gracias y llegando hasta la Navidad, ahí van unas cuantas ideas.

Pavo de acción de gracias (vía Directo al Paladar)

Una cosita, ¡ojito con seguir una receta americana 100%! Sus hornos son como armarios y los pavos que guisan también, unos bichos monstruosos que no cabrían en un modesto horno español. En nuestro caso tendremos que elegir una pavita más pequeña.

Pavo de navidad relleno de fruta (vía Netjoven)

Como hemos mencionado, también se usa mucho en dietas y es ideal para los niños.

Ensalada de pavo y aguacate (vía Directo al Paladar)

Solomillo de pavo en salsa de zanahoria y manzana (vía Pequerecetas)

Para terminar algo dulce, ¿que no se pueden hacer postres con pavo? ¡claro que sí!

Pavos de manzana y chuches (vía Mundofili)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, es importante para nosotros.

Si quieres compartir:

google analytics